Bush dispara todas las alarmas al advertir de una “larga y dolorosa recesión”

25 09 2008

El presidente George W. Bush advirtió esta noche a los estadounidenses y a los legisladores renuentes a aprobar un plan de rescate financiero que el no actuar podría generar la pérdida de ahorros para el retiro y empleos, el cierre de empresas y una “recesión larga y dolorosa”.

Habló justo después de haber invitado al demócrata Barack Obama y al republicano John McCain —uno de los cuales heredará el desbarajuste económico en cuatro meses_, así como a líderes del Congreso a una reunión extraordinaria en la Casa Blanca el jueves para llegar a una solución negociada.

En un discurso a la nación, pronunciado esta noche desde la Casa Blanca, el presidente trató de convencer al pueblo estadounidense de que se debe apoyar el plan de rescate que propuso su Gobierno al Congreso, y que asciende a 700.000 millones de dólares.

“Estamos en medio de una grave crisis financiera y el Gobierno está respondiendo con acciones contundentes”, dijo Bush, quien advirtió también de que los mercados no están “funcionando apropiadamente” y se ha perdido la confianza en ellos.

Bush insistió en que los principales sectores “están en riesgo” y más bancos podrían entrar en bancarrota si el Congreso no accede a apoyar el plan de medidas del Gobierno, que permitirá al Tesoro adquirir la deuda “tóxica” que tienen los bancos.

De no aprobarse este plan, afirmó Bush, “Estados Unidos entrará en recesión. No podemos dejar que eso suceda”, por lo que hizo un llamamiento al Congreso para que lo apruebe con urgencia.

“Si el Congreso no actúa de inmediato, los estadounidenses podrían caer en un pánico financiero y se desarrollaría un escenario angustioso”, afirmó Bush en un mensaje por televisión a la hora de mayor audiencia desde la Sala Este de la Casa Blacna, con el que espera ayudar a salvar su paquete de rescate.

Bush respaldó explícitamente varios de los cambios que en los últimos días han sido exigidos desde diversos frentes. Sin embargo, advirtió que no aceptará regulaciones que él determine obstaculicen el crecimiento económico.

“Debe ser puesto en práctica lo más pronto posible”, dijo el presidente.

Anuncios